Este site utiliza cookies. Al continuar estás permitiendo su uso. Saber más.

La falacia de Montecarlo y las apuestas

La falacia de Montecarlo y las apuestas

Explicaremos los efectos de la falacia de Montecarlo en las apuestas.

por Academia   |   comentarios 0

El aspecto psicológico es uno de los factores más importantes a la hora de decidir la capacidad de un apostador para triunfar. La forma en que una persona lidia con el razonamiento y emocionalmente cuando está a punto de tomar una decisión sobre una apuesta es una forma válida de analizar si tiene la capacidad de continuar en ese campo. Nuestro cerebro a menudo tiende a caer en ciertos escollos estadísticos en los que insistimos en creer. Por eso, hoy hablaremos de este tema, más concretamente de la Falacia de Montecarlo, o Falacia del Jugador, como también se la conoce.

¡Haga parte de nuestro canal en Telegram - Haciendo Clic AQUÍ!


Podemos definir la falacia como un razonamiento que, incluso si parece cierto, y eso nos hace creer, es fundamentalmente incorrecto o erróneo, lo que nos lleva a pérdidas que a menudo son inconmensurables. Sin embargo, mi querido apostador es el que más tiene en las apuestas, y estamos aquí no para avisarte, sino para mostrarte algunos puntos básicos y lógicos que nuestro razonamiento no nos permite evaluar en la toma de decisiones.
 

¡Consulte todos los PARTIDOS DE HOY y sigalos en vivo!

 
Veamos un ejemplo fácil de entender: cara o cruz, 50% de probabilidad para cada lado. Después de las primeras cinco rondas, el resultado fue el mismo, dice Crown. Piensas: "no es posible, en algún momento tendrá que dejar Cara, y será ahora". Juegas y vuelves a perder. Nuestro cerebro cae en esta falacia de no poder creer un resultado que, aunque parezca poco probable, en realidad es el mismo en cada ronda: 50% de probabilidad para cada bando. No importa si has jugado cinco o quince veces, de la misma forma que no importan los resultados anteriores, aunque fueran del mismo bando.
 
Aprenda, en los juegos donde los resultados son estadísticamente independientes para cada ronda, no puedes caer en esta trampa que tu intuición te hace creer. En los juegos de casino esto es común, como los resultados de la ruleta, la tirada de dados, las cartas recibidas en cada inicio de una ronda de blackjack, etc. De hecho, el nombre de Monte Carlo se lo dio una experiencia que tuvo lugar dentro de un Casino, en un juego de ruleta, donde el color negro cayó 26 veces seguidas. Los jugadores incrédulos apostaban mucho al rojo con cada nueva ronda, porque para ellos era casi una pregunta lógica que esto suceda en la siguiente jugada. Mal, y muchos perdieron todo su dinero. No confiaban en la aleatoriedad matemática, lo mismo que en algún momento volvió a dejar caer el color rojo.
 
En el fútbol esto sucede, y los tiros penales son un caso habitual para demostrar de qué estamos hablando la falacia del jugador. Tras repetidas cargas de un equipo en el mismo córner, el portero contrario automáticamente se inclina a caer al otro lado, porque en su concepción es imposible que se produzca esa secuencia hasta el final. También le sirve al jugador, si el portero cae al mismo lado. Esto ha sido comprobado por estudios, que demuestran que nuestro estado emocional hace que nos veamos influenciados por temas como estos.

Pero, ¿cómo podemos llevar eso a las apuestas deportivas? Eso sí, en los deportes esto cambia un poquito, como en un partido de fútbol, ​​donde se puede producir el equipo de casa, el visitante, o un empate, además de los diversos factores que tenemos que medir, como la alineación, la motivación, factores climáticos, etc. No es estadísticamente independiente como se muestra en los ejemplos, pero podemos aprender muchas cosas para no caer en el error de la falacia del jugador.
 
Uno de ellos es ser realista y apreciar siempre esta racionalidad. No podemos permitir que las emociones nos afecten, o que un razonamiento tomado por sentimientos y basado en métodos sin ninguna base matemática suene verdadero. Siguiendo esta línea, te aconsejamos que pongas siempre disciplina y adoptes métodos. Y después de una base de estudios, sientes resultados positivos, no dejes que algunas pérdidas y enredos por el camino te quiten la confianza. Nadie ganará para siempre, ni la derrota o el resultado negativo serán eternos.
 
Finalmente, en el mundo de las apuestas ganas y evolucionas a largo plazo, así que ten paciencia y perseverancia, no dejes que la falacia del jugador afecte tu razonamiento hasta el punto de hacerte perder todo. Tener buenas estrategias, análisis, estudios a tu lado, te ayuda a recorrer un camino donde las ganancias se miden con métodos más precisos, que con la famosa Falacia de Montecarlo.



¡Apueste desde donde quiera a través de las mejores casas de apuestas online!